Jack se casó con Hanna, quien ya tenía dos hijos de su primer matrimonio: Sin embargo, el joven no se dio cuenta de que siempre estaría en segundo lugar para su esposa

A pesar de las objeciones de los padres de Jack, él se casó con una mujer que tenía dos hijos de su matrimonio anterior porque la amaba profundamente. Nunca la habría rechazado.

Creía que si amaba a esta mujer, también amaría a sus hijos. Cuando solía visitarla, sus hijos eran encantadores, y pensó que se llevaría bien fácilmente con ellos. Ella le aseguró que sus hijos eran muy educados y que se llevarían bien.

Sin embargo, las cosas no fueron tan suaves después de la boda. Siempre parecía estar en segundo plano. Los hijos siempre eran lo primero para ella. Él tenía que prepararse su propia cena porque su esposa estaba ocupada cuidando de sus hijos. Necesitaban ser alimentados, educados y jugaban, dejando poco tiempo para él. Esto continuó todas las noches. Solo cuando los niños iban con su padre los fines de semana, él y su esposa podían pasar tiempo a solas. Fue durante estos momentos que toda su atención se centraba en él.

Jack incluso llegó a pensar que si los niños vivieran con su padre, todo funcionaría. Pero tan pronto como los niños regresaban los lunes, todo volvía a ser como antes.

No soportaba estar en el apartamento cuando los niños estaban en casa. Una vez se quejó a su amigo, quien le aconsejó prestar mucha atención a los niños. Después de todo, su esposa era una buena madre y pasaba mucho tiempo con ellos. Solo comprendería esto cuando tuviera su propio hijo. Así que el amigo sugirió que intentara conectar con los niños.

Jack discutió esto con su esposa, y ella estuvo encantada. Decidieron pasar más tiempo juntos como familia, saliendo y jugando. Se acercaron después de eso. Jugaron, bromearon, e incluso Jack comenzó a leer cuentos antes de dormir a los niños. Los niños empezaron a querer a Jack e incluso lo admiraban como un modelo a seguir.

Cuando se enteraron recientemente de que tendrían una hermanita o hermanito, estaban emocionados. ¡Qué familia tan feliz habían formado! Todos se amaban profundamente.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Vida Cotidiana